miércoles, 16 de octubre de 2013

Ahora si, la primer entrada...

Para ser franco, este suelto resulta ser seguramente una copia no muy buena del que redacté hace unos días y que por el azar de la computación y mi ignorancia supina (valga la redundancia) sobre el tema, seguramente lo podrán leer en la agencia de seguridad norteamericana pero no en estas páginas.-  En ese escrito decía que lo primero que llevaría a cabo era agradecer.- Agradecer en sus dos acepciones: dar gracias, que es lo que en forma directa quisiera hacer con mi amiga Cristina Mera porque su invitación a escribir como una forma más de arte, merece que yo mismo dé las gracias. Pero también en su segunda acepción de "mostrar gratitud", ya que ello va mucho más allá de la invitación de Cristina.-  Mi muestra de gratitud se hace extensiva a todos aquellos que al ver un texto colgado del blog, tengan la osadía de leerlo.- Sepan que cada vez que hagan un click para ver alguno de los textos que iré subiendo al mismo, estarán siendo acreedores a mi gratitud.-  De la misma manera que el que pinta, o el que esculpe, al que escribe le gusta que lo lean.- Aún más.-  Que lo critiquen, lo impugnen, pongan en duda sus afirmaciones, etc..-  Todo eso hace al quehacer del escribidor.-  Si nadie mirara los cuadros que se subieron a la página, o si nadie leyera lo escrito o, aún leyéndolo ni siquiera hiciera un pequeño comentario al estilo, de No me gusta, Me gusta, o Me gustaría tal o cual cosa, no tendría demasiado sentido escribir.- Y como cualquier otra arte, el de la escritura tiene sus seguidores y sus detractores.-  Desearía contar con ambos, ya que tengo la íntima convicción que ni unos ni otros serán fanáticos y por tanto en todo elogio habrá una crítica y de toda crítica podrá sacarse algo bueno.- Nunca nada es totalmente blanco o totalmente negro.-  Y allí quizás les esté dando una pista de cuál es mi postura filosófica-política.- Un ecléctico dirán unos, un pragmático dirán otros, un tibio asegurarán algunos más.-  Pero no harán nada más que reafirmar mi convicción cuando frente a una idea, la despedacen o la defiendan con uñas y dientes.- Y si nada de eso sucede es seguro que es una idea para la papelera de reciclaje.- Úsenla sin miedo.-  Pero también recuerden la frase que se atribuye a Sarmiento que sabiamente decía que "las ideas no se matan", aunque las enviemos a la papelera de reciclaje.-  Y para ser un agradecimiento, ya esto es largo.- Y lo largo termina siendo aburrido.- Así que, si entran al blog, que Dios (de la manera que cada uno lo piense, aún como un no-Dios) los ayude.-  Una vez más, gracias Cris por la oportunidad que me das.- Edgardo
Publicar un comentario